La verdad que no quería escribir ni una sola línea sobre los hechos del 19A (mucha gente a la que sigo lo ha hecho, y lo ha hecho bien), incluso ni porque un contingente de la despreciable GN disparó sus gases contra mi edificio, como hacia muchos otros de El Paraíso. “Gas del bueno” como dijo el sátrapa mayor, ese, el mismo que llevó a Venezuela a esta vergonzosa inopia, con la estocada final de sus terribles sucesores narco-tiranos. Recorrí la avenida Páez y qué pena ver cantidad de locales comerciales devastados, saqueados por delincuentes y vándalos que actuaron a sus anchas ante la mirada impertérrita de los GN. ¿Por qué no los atacaron a ellos? ¿Por qué no evitaron el desastre? Las respuestas pueden ser múltiples: 1.No es asunto de ellos. 2. Por cobardes. 3. Porque todo forma parte del gran plan macabro: los colectivos armados o paramilitares o malandros o como quiera que se llamen, saquean y, claro, así culpan luego a la oposición fascista. En fin… Añada usted, si quiere, sus numerales siguientes. ¿Qué diferencia hay entre un GN y a estos colectivos armados? Creo que sólo el uniforme. Son una vergüenza. Cuando el orden público se le escapa de las manos al estado (en minúscula, no merece la E mayúscula), hay muy poco que hacer salvo resguardarse en casa y esperar que una fuerza mayor, tan armada como la de ellos, tome cartas en el asunto.  Y lo peor, mientras todo esto sucedía en el día de ayer, el gobierno bailaba y se mofaba de quienes por obligación debieron atravesar el rio Guaire.

Pero, y volviendo al inicio, lo que me movió a soltar estas cortas líneas, fue conversar con la propietaria de la Librería-Papelería City Park y quedarme callado ante su llanto al ver su lugar de trabajo totalmente saqueado: “ni un lápiz me dejaron, Jason”, me dijo. Conversé con uno de los mesoneros amigos de Los Pocitos, restaurante que hace esquina antes de la radio y me comentó “no dejaron ni una servilleta, mi pana”. Se llevaron todo, mesas, sillas, tv, etc. Y así puedo continuar con la ristra de malas experiencias a lo largo de la avenida: dos panaderías, una tienda de repuestos para motos, el conocido Arturo’s, esto  al menos hasta donde llegué... #19a
39 likes
  • libreriasonicaLa verdad que no quería escribir ni una sola línea sobre los hechos del 19A (mucha gente a la que sigo lo ha hecho, y lo ha hecho bien), incluso ni porque un contingente de la despreciable GN disparó sus gases contra mi edificio, como hacia muchos otros de El Paraíso. “Gas del bueno” como dijo el sátrapa mayor, ese, el mismo que llevó a Venezuela a esta vergonzosa inopia, con la estocada final de sus terribles sucesores narco-tiranos. Recorrí la avenida Páez y qué pena ver cantidad de locales comerciales devastados, saqueados por delincuentes y vándalos que actuaron a sus anchas ante la mirada impertérrita de los GN. ¿Por qué no los atacaron a ellos? ¿Por qué no evitaron el desastre? Las respuestas pueden ser múltiples: 1.No es asunto de ellos. 2. Por cobardes. 3. Porque todo forma parte del gran plan macabro: los colectivos armados o paramilitares o malandros o como quiera que se llamen, saquean y, claro, así culpan luego a la oposición fascista. En fin… Añada usted, si quiere, sus numerales siguientes. ¿Qué diferencia hay entre un GN y a estos colectivos armados? Creo que sólo el uniforme. Son una vergüenza. Cuando el orden público se le escapa de las manos al estado (en minúscula, no merece la E mayúscula), hay muy poco que hacer salvo resguardarse en casa y esperar que una fuerza mayor, tan armada como la de ellos, tome cartas en el asunto.  Y lo peor, mientras todo esto sucedía en el día de ayer, el gobierno bailaba y se mofaba de quienes por obligación debieron atravesar el rio Guaire.

    Pero, y volviendo al inicio, lo que me movió a soltar estas cortas líneas, fue conversar con la propietaria de la Librería-Papelería City Park y quedarme callado ante su llanto al ver su lugar de trabajo totalmente saqueado: “ni un lápiz me dejaron, Jason”, me dijo. Conversé con uno de los mesoneros amigos de Los Pocitos, restaurante que hace esquina antes de la radio y me comentó “no dejaron ni una servilleta, mi pana”. Se llevaron todo, mesas, sillas, tv, etc. Y así puedo continuar con la ristra de malas experiencias a lo largo de la avenida: dos panaderías, una tienda de repuestos para motos, el conocido Arturo’s, esto  al menos hasta donde llegué... #19a

  • hebertojose2706Qué dolor me da leer este post. Todos esos lugares los visité cuando viví en Caracas (el primer lugar que conocí bien del oeste de Caracas fue la avenida Páez y Las Fuentes de El Paraíso) y me hace un nudo en la garganta saber que ahora son escombros de días mejores. Los vándalos me quitaron la oportunidad de volver a esos sitios cuando visite Caracas de nuevo. Malditos sean
  • hebertojose2706Mi amor, ve esta verga, en la misma calle de RCR. Qué impotencia!!! @roselynrr
  • luisfmb2De acuerdo contigo. Llega el momento en el que ya uno no puede mantenerse al margen; en el que tratar de observar desde afuera (para intentar ser imparcial) ya no sólo es imposible, sino que sería indolente y cómplice. Por eso pienso que debemos opinar y ayudar, desde donde podamos. En tu caso, con este mensaje que se suma a muchos otros que reflejan que estamos cansados ya de tantos cercos, de tanto culto a la personalidad, de dogmatismo y adoctrinamiento. En ese sentido, debemos mantenernos, desde nuestras lecturas, irreverentes y cuestionando hasta el cansancio (hasta a nosotros mismos). Saludos.
  • roselynrrQue desgracia de pana, son una maldición. @hebertojose2706
  • marianalinaresd255Así es.. desolación total.
  • marianorosasMi siempre estimado libreríasonica, en episodios y a lo largo de esta viaje que llamamos vida, es mejor no hacer lujo de temas que nos son del dominio total, yo en lo personal y en respeto a los demás viajeros trato en lo posible de no hacer gala a temas delicados para no herir susceptibilidades, y más en estos Tiempos modernos en los cuales la escasa o inexistente formación intelectual hacen de muchos piezas fácil de manipular (para muestra el país que tenemos actualmente) seguramente me caerán encima muchos opinadores de cafetín, por decir lo que pienso, y el hecho de no aplaudir como foca los llamados irresponsables de líderes. Por eso y muchos otros puntos no hago públicas mis opiniones, trato de llevar el viaje en paz. Saludos mi querido.
Log in to like or comment.