La Iglesia de San Nicolás de Tallin ya está esperando que los árboles que la rodean vuelvan a llenarse de hojas con la llegada de la primavera.